REFLEXIONES SOBRE LOS SONIDOS MÍSTICOS

Luis Alberto Sebastián, F...R...C...

 

Una de las cosas que me llamó especialmente la atención desde los primeros momentos en los que pertenecí a la Orden Rosacruz fueron precisamente los sonidos místicos. Este hecho ha sido motivo de varios momentos de lectura y reflexión que ahora me gustaría compartir con todos vosotros.
El sonido se transmite por medio de ondas en un medio que habitualmente suele ser el aire, aunque se puede transmitir también por otros medios como por ejemplo el agua u otros gases. Cuando algo se mueve crea una depresión es decir un desplazamiento de aire, esta depresión se va trasladando desde el foco emisor en todas direcciones atenuándose a medida que se aleja del foco. Un símil fácil de interpretar puede ser lo que pasa cuando se tira una piedra en medio de un estanque completamente en calma, la piedra hace mover el agua en forma de ondas que se van expandiendo a lo largo de todo el estanque.
Es nuestro oído el organo que capta esas depresiones, interpretándolo como un sonido en nuestro cerebro, pero sólo podemos percibir de esta manera las ondas que nos lleguen de objetos que se muevan repetidamente entre un rango determinado de velocidades, o dicho de otra manera que vibren entre un determinado rango de frecuencias. En el caso del oído humano este rango se encuentra entre los 16 ciclos por segundo y los 16000 ciclos por segundo ó, como se conoce en el mundo de la física, herzios, un piano por ejemplo emite entre 24 y 4000 herzios, cuanto más baja sea la frecuencia de vibración del sonido, más grave será el sonido que oiremos, mientras que cuando sea más alta más agudo será.
Así pues, para que se establezca un sonido tiene que haber un foco vibrante, un medio por el que se transmita esa vibración y un receptor capaz de recibirla, y si como sabemos la vibración es energía, lo que estamos haciendo es transmitir y recibir energía a través de lo que nosotros conocemos como espacio tridimensional, produciéndose al transmitirla cambios tanto en el receptor como en el emisor, ya que la energía ni se destruye ni se crea, sino que se transforma. En base a lo anteriormente expuesto, no es de extrañar que si alguien emite un sonido en unas condiciones determinadas, la materia pueda ser modificada, este concepto, aunque conocido por los antiguos desde hace mucho, podemos recordar por ejemplo la caida de los muros de Jericó por el tañir de las trompetas, empieza a ser estudidado de nuevo creándose nuevos e interesantes campos en la acústica y en el estudio de vibraciones, como por ejemplo el uso de ultrasonidos, sonidos con una frecuencia superior a la que puede captar el oído humano, para destruir las piedras del riñón.
Como todos los rosacruces sabemos, todo en el universo está en movimiento, incluso algo tan inmóvil como pueda parecer una barra de hierro se encuentra en contínuo movimiento a nivel molecular, y es que la vibración de los objetos en el universo depende de la forma, la masa, las fuerzas a las que estén sometidos y el material o materiales de que estén compuestos. Una cuerda tensada a una fuerza con una masa y de una longitud determinada cuando se le aplique energía vibrará a una frecuencia determinada y fija, y esta solamente variará a más aguda o más grave a medida que se vayan cambiando cualquiera de los parámetros antes mencionados. Por lo tanto no es de locos pensar que cualquier parte del cuerpo humano ya sean huesos, estomago, etc.. posea su propia vibración fundamental que aparece como resultado de la conjunción de todos los elementos que componen ese cuerpo.
Una vez aclarado que todo cuerpo tiene una frecuencia fundamental, y que el sonido es una forma de energía en la que un emisor la envía a un receptor, me gustaría llamar la atención sobre un fenómeno vibracional conocido en la física como la resonancia, según este efecto cuando se le aplica una pequeña cantidad de energía a una frecuencia adecuada a un cuerpo todas las moleculas de éste empezarán a vibrar de una manera acelerada y cada vez más rápido, llegando en algunos casos a romper el cuerpo vibrante en caso de que ésta no sea lo suficientemente elástico como para aguantar ese estado de excitación. Como ejemplos de este fenómeno se puede mencionar el hecho de que algunos cantantes de opera hayan conseguido romper copas cantando algunas notas altas, o el que los soldados al pasar por un puente rompan filas para que la vibración que causan con su paso uniforme evite por alguna casualidad que haga entrar al puente en resonancia.
Una vez explicado esto, la pregunta a hacerse es: ¿en que se diferencia un sonido místico de uno normal?.
Una de las características principales que he observado en los sonidos místicos es que son emitidos por la voz, quizá algún instrumento puede ser utilizado como accesorio o ayuda, pero siempre bajo la acción del hombre, desde los inicios de la tierra y en la mayoría de las civilizaciones la voz como generadora de vida y materia ha tenido un papel importante, en el antiguo testamento la creación del mundo viene escrita como "y Dios dijo: que se haga la luz", para los cristianos en el evangelio de San Juan se dice "al principio era el Verbo", en los Vedas se puede leer : "al principio estaba Brahman, con el cual estaba la Palabra", Los indios Hopis creían que la Mujer Araña cantó sobre las formas inanimadas y les dió la vida. Pasa lo mismo con los mayas en el Popul Vuh y en muchas otras tradiciones. Los sonidos son sagrados y toda la humanidad entiende esto.
Así pues nos puede ser lícito pensar que este tipo de sonidos, no se limiten al rango de frecuencias audibles y es por ello necesario la participación activa del iniciado para que el sonido se de en un rango de frecuencias mucho mayor emitidas por algún otro elemento de nuestro ser, hay que tener en cuenta que antes de que el sonido salga por los labios, este se ha de elaborar y con el mero hecho de pensar estamos emitiendo nuevas vibraciones.
Incluso podemos ir más lejos y pensar que el sonido místico se de en todos los planos de vibracionales y su manifestación en el plano material correspondiera a ese sonido. Es a modo de símil como si estuvieramos viendo la parte visible de un iceberg del cual sabemos que solo corresponde a una pequeña porción de éste en conjunto ya que la mayor parte se haya sumergida y fuera del alcance de nuestra vista. Así pues la importancia del sonido no es únicamente la frecuencia a la que emitamos este, sino la actitud mental que tengamos cuando lo estemos produciendo ya que está hará posible la manifestación del sonido en el resto de los planos de frecuencias superiores.
Tras todas las ideas anteriormente expuestas y haciendo uso de la analogía, me gustaría juntar las piezas del puzzle y tratar de hacer una hipótesis que sirva de base para que todos los frateres y sorores tengamos un momento para intercambiar nuestras impresiones y opiniones:
Cuando un iniciado emite un sonido místico, está emitiendo energía a ciertas frecuencias puntuales pertenecientes a los distintos planos de manifestación que van a provocar el efecto de resonancia en ciertas partes de estos planos. La manifestación en el plano material de estas energías consigue normalmente la estimulación de ciertas partes del cuerpo humano cada una de las cuales tiene una vibración característica, y es por ello que dependiendo del tipo de frecuencia emitida actue sobre una u otra de estas partes consiguiendo de esta manera provocar por medio de la transmisión de la energía el efecto deseado por el iniciado. Así pues resumiendo, podemos decir que el sonido místico consta de vibración dentro del plano material, que es el sonido físico, más lo que podemos llamar la actitud mental, que podría abarcar la vibración en el resto de los planos de manifestación.
Espero que esta reflexión ayude al desarrollo de la comprensión y asimilación de los sonidos místicos en nosotros. Agradecería ahora que si algún frater o soror quiere comentar alguna impresión u opinión sobre lo leído lo compartiera con nosotros.
Saludos y paz profunda.

 

 

 

 

 

 

Contactar con nosotros Contactar con la Orden Rosacruz    Invitación a afiliarse  Ir a Página de Afiliación

English  Italiano   Ruso
Alemán

  

Menú de texto. Orden Rosacruz

Portada
Saludo del SS. Imperator de la Orden Rosacruz

Orden Rosacruz: Saludos, Sincero Buscador - Las Preguntas Eternas - La Búsqueda - La aventura interior - Historia y Tradición - Ciclos de la Orden Rosacruz - La Gran Reforma - La Verdad hace libres a los Hombres - Qué son los Rosacruces - Refererencias históricas - Qué enseñan los Rosacruces - Beneficios de su afiliación - Invitación a afiliarse

Otras páginas:
Prácticas Tradicionales - Antiguos archivos (Fama Fraternitatis y otras joyas bibliográficas en la Sede de la Orden Rosacruz)- Salón de Arte - Revista Rosacruz Triángulo de Luz - Cagliostro, Gran Maestro Rosacruz - Stanislas de Guaita - Concordancias Significativas - Plegaria Rosacruz - Transmutación mental - Agartha El Gran Secreto - Ser un Rosa Cruz - Reencarnación y Religión - Doble Polaridad  - Las Sectas  - El Sendero de la Iniciación  Caminante - El propósito de las Logias  - Reflexiones sobre los sonidos místicos - La corte de los milagros - Aplicando las enseñanzas Rosacruces - La energía Vital - Karma - ¿Es la Orden Rosacruz una empresa comercial?- El inicio de la búsqueda - El esoterismo de Lao Tse- Meditando- ¿Dónde comienza y dónde termina la vida?- Los Ciclos- La sabiduría antigua y nuestro tiempo
Noticias
- Ediciones

 

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de textos y/o
imágenes sin consentimiento por escrito de la Orden Rosacruz.
Para consentimiento, envíe un email de solicitud a sede@rosacruz.net

Copyright © 2007 Orden Rosacruz. Todos los derechos reservados.