CONCORDANCIAS SIGNIFICATIVAS

Angel Martin Velayos C... R... C...
IMPERATOR DE LA ORDEN ROSACRUZ

 

Fratres y Sorores:

La psicología moderna, cuando es investigada con seriedad y utilizada con mente amplia, se acerca muchísimo a los postulados metafísicos y espirituales que fueron enseñados por nuestros Maestros en el pasado, y que siguen siendo materia de estudio en las enseñanzas Rosacruces. Una de las afirmaciones que hacemos, desde el principio de nuestros estudios, ya en los Manifiestos Preliminares, es que la Ciencia llamada profana, y el esoterismo, no tienen por qué estar reñidos. De hecho, muchos estudiosos de las verdades espirituales, entre los que han destacado durante siglos los Rosacruces, han sido, al mismo tiempo, científicos que han dado un impulso muy importante a la Ciencia Empírica. Científicos como Newton (del cual se conserva un ejemplar de la Fama Fraternitatis, que era de su propiedad, en el cual hay anotaciones de su puño y letra, en la Biblioteca de una prestigiosa Universidad norteamericana) al mismo tiempo que Rosacruces ilustres, dieron, como fruto de su investigación física y espiritual, grandes avances a la Humanidad. Esoterismo y Ciencia Empírica son dos ramas de conocimiento que surgen de un tronco único. Ambas, lejos de contradecirse, se complementan admirablemente si, con mente amplia, sabemos ir más allá de las limitaciones del sectarismo que, muchas veces nos hace creer que los únicos poseedores de la Verdad somos nosotros. Un verdadero científico es aquel que admite la posibilidad de otras realidades que están más allá de la percepción normal, y del conocimiento habitual, que no puede medirse por ser de naturaleza superior. Un verdadero esoterista es quien, conociendo la realidad interna, de la cual se extrae el conocimiento de lo espiritual y de las grandes leyes de la Naturaleza, sabe que la Luz menor del conocimiento académico nos ayuda, con su preparación y exquisitez, a expresar mejor los valores eternos que se encuentran en nuestro interior. El ideal de una persona verdaderamente evolucionada, es cultivar su exterior para unirlo a lo que aprende y siente en su interior. Por ello los Rosacruces nunca despreciamos ningún tipo de conocimiento ya que el desprecio es, normalmente, la capa con la que se reviste el ignorante para ocultar sus limitaciones. Uno de los padres de la Psicología Moderna, Carl Jung, tuvo la suficiente amplitud mental como para comprender, y admitir, que la personalidad profunda del Ser Humano tenía ciertos elementos que estaban interrelacionados con el Cosmos, y con un estado de Super Consciencia, al cual denominó «El Inconsciente Colectivo». Así mismo, Jung fue un gran estudioso de la simbología porque comprendió, tal y como lo enseñamos los Rosacruces, que esta es el lenguaje que utiliza el Interior para comunicarnos sus realidades, las cuales no pueden expresarse con el lenguaje ordinario. Jung, extendió sus estudios a campos más concretos del esoterismo y, durante más de diez años, estudió alquimia y el simbolismo que esta posee en relación con los símbolos que expresa nuestro interior. De hecho, en el jardín de su casa, el construyó símbolos alquímicos porque, tal y como había comprendido, los símbolos no solo hay que conocerlos; para que sean eficaces es conveniente trabajarlos e incorporarlos a nuestro Ser. Uno de los temas que estudió Jung, y que nosotros vamos a tratar en este mensaje, bajo el punto de vista Rosacruz, fue el que él denominó «principio de las concordancias significativas». Se dio cuenta que cuando preguntamos a nuestro interior, al subconsciente o a otros niveles más profundos de consciencia, si sabemos como hacerlo, siempre da una respuesta. Esa respuesta puede no ser comprendida por nosotros si no estamos preparados por nuestro conocimiento, pero se pueden buscar vías alternativas, a veces utilizando objetos, símbolos, libros, etc. que pueden facilitar la comprensión de la experiencia interna, obteniendo como resultado, una comprensión adecuada de la respuesta que nos proporciona nuestro interior. Durante algunos años, Jung estudió los métodos de adivinación orientales, y percibió que estos podía ser muy eficaces, hasta tal punto que se sintió fascinado por el método conocido como el «I Chin». Algunas de las primeras ediciones del libro del I Chin que se publicaron en occidente fueron prologadas por Carl Jung, lo que da idea de la importancia, y fiabilidad, que él concedía al método de las «concordancias significativas». Procederemos ahora a explicar, de acuerdo con las enseñanzas Rosacruces, este método que enseñamos en los primeros Grados de nuestra Orden y que, si lo utilizamos con sensatez, puede sernos de gran utilidad. En las enseñanzas Rosacruces se afirma que la consciencia humana es una corriente de sensitividad, cuya percepción varía entre lo más bajo, o material, y lo infinito, o espiritual, sin que haya separación entre ambas realidades. El Ser humano tiene en su conciencia, aunque esta sea única, diferentes niveles y, para poder percibirlos poseemos diferentes facultades, o instrumentos de percepción. Los cinco sentidos, y el razonamiento, son instrumentos de percepción muy eficaces, pero están muy limitados ya que solo alcanzan a los dos primeros niveles de consciencia. Los niveles de consciencia superiores, el subconsciente, con sus diferentes subniveles, y la Consciencia Cósmica, no los podemos percibir habitualmente aunque estemos conectados con ellos y participemos de su capacidad y poder. Estos niveles que, por lo general, tratan de expresarse a través del único lenguaje que puede llegar a nosotros, el lenguaje simbólico, forman parte de nosotros mismos, y participamos de sus infinitas posibilidades. El sueño, por ejemplo, es utilizado no solo para el descanso corporal sino también para, desatados de nuestras limitaciones materiales, poder percibir esa relación que nos une con lo más elevado. Aunque, durante el sueño, tenemos acceso a muchos mensajes internos que, muchas veces se relacionan con nuestra vida normal, con el desarrollo de nuestra personalidad, o con nuestra relación espiritual con el Cosmos, y con el Creador, al percibir esas realidades en forma simbólica, nos es difícil interpretarlos. Si logramos, por un momento, sintonizarnos con todos los niveles de consciencia podemos, incluso físicamente, conseguir una respuesta ya que todo en el Universo está relacionado. El método que podemos emplear es muy simple ya que para ello necesitaremos tan solo un libro y por supuesto, el conocimiento preciso. En los Grados Superiores de la Orden se estudia con mucha atención este mismo método, pero de manera mucho más sofisticada y con respuestas muy claras ya que se conjugan, en ese método superior de conocimiento al cual hemos denominado Geomancia, las fuerzas internas y sus influencias astrales. Se trata de tener bien clara una pregunta, concentrarse en ella mientras mantenemos un libro cerrado en las manos y, abriéndolo, poner nuestra vista en un párrafo que, una vez leído, nos damos cuenta que está relacionado con nuestra pregunta y, en el mismo, se haya implícita la respuesta a nuestra pregunta. El mecanismo que funciona es el siguiente: Cuando nos concentramos en nuestra pregunta facilitamos la visualización de aquello que deseamos conocer; al lanzar nuestra pregunta esta es recogida por lo niveles superiores de consciencia, que saben que el instrumento para contestarla será el libro; tengamos en cuenta que en el nivel de Consciencia Cósmico se encuentra unidas, y unificadas, las mentes de todos los Seres, incluyendo el conocimiento de las mismas y, como resultado, el de quien escribió el libro, y quienes lo prepararon para imprimirlo, etc. En el nivel de Consciencia Cósmica se encuentra, pues, toda la información posible, y la manera de conseguirla. Cuando ha recogido la pregunta, sabiendo que el instrumento es un libro determinado, nos da el impulso preciso para que nuestros músculos, que han sido impulsados por nuestra mente, abran el libro por la página precisa, y que nuestra vista se dirija al párrafo adecuado. Ahora bien, este método, aún siendo preciso, si es mal utilizado no solo no nos dará los resultados apetecidos sino que, incluso, puede proporcionarnos inconvenientes. Tomemos por ejemplo el fuego: Si lo utilizamos bien nos protege, calienta, ayuda etc. pero si lo utilizamos mal podemos quemarnos. Veamos, pues, cuales son los requisitos adecuados para poder utilizar este método con eficacia.

  • 1.- Preguntar solamente cuando nos es muy necesario porque no encontramos respuesta a través de nuestro razonamiento, o por lo métodos habituales y sensatos.
  • 2.- No hacer nunca dos, o más veces, la misma pregunta ya que la respuesta se diluye y pierde eficacia. 
  • 3.- No preguntar NUNCA lo que debemos hacer, somos seres libres y responsables que debemos tomar nuestras propias decisiones. 
  • 4.- No preguntar nunca por lo que va a pasar en el futuro ya que este será lo que nosotros, con nuestra sabiduría o ignorancia, hagamos de él. 
  • 5.- Ser muy concretos en las preguntas, no yéndonos por las ramas ni intentado enmascarar lo que deseamos saber. Hay que analizar la causa última de lo que queremos conocer y no los efectos secundarios, por lo tanto recuerden: Ser muy concretos con 
  • 6.- Ser muy sensatos y no preguntar NUNCA por este método lo que podríamos saber en forma sencilla y natural. 
  • 7.- No intentar engañarnos en la respuesta; lo que sale está relacionado con la causa real de lo que se ha preguntado y no tiene por qué ser lo que nosotros queremos.
Veamos ahora como debemos hacerlo:
  • 1.- Tomaremos el libro inspirador en nuestras manos.
  • 2.- Nos concentraremos en nuestra pregunta; debemos tratar de simplificarla al máximo, y pediremos luz sobre ese tema que queremos saber. 
  • 3.- Pensaremos que nuestra pregunta la enviamos al Cósmico y nos olvidamos de ella. 
  • 4.- Abriremos el libro, miraremos a un sitio y, con calma, meditaremos en lo que hemos leído. 
  • 5.- Sacaremos nuestras propias conclusiones.
Fratres y Sorores, cuando se aplica bien, después de haber adquirido práctica, y con sensatez, este método es muy útil para hallar más luz sobre nosotros mismos y sobre nuestras circunstancias. Que la Paz Profunda more en sus corazones.

 

 

 

 

 

 

Contactar con nosotros Contactar con la Orden Rosacruz    Invitación a afiliarse  Ir a Página de Afiliación

English  Italiano   Ruso
Alemán

  

Menú de texto. Orden Rosacruz

Portada
Saludo del SS. Imperator de la Orden Rosacruz

Orden Rosacruz: Saludos, Sincero Buscador - Las Preguntas Eternas - La Búsqueda - La aventura interior - Historia y Tradición - Ciclos de la Orden Rosacruz - La Gran Reforma - La Verdad hace libres a los Hombres - Qué son los Rosacruces - Refererencias históricas - Qué enseñan los Rosacruces - Beneficios de su afiliación - Invitación a afiliarse

Otras páginas:
Prácticas Tradicionales - Antiguos archivos (Fama Fraternitatis y otras joyas bibliográficas en la Sede de la Orden Rosacruz)- Salón de Arte - Revista Rosacruz Triángulo de Luz - Cagliostro, Gran Maestro Rosacruz - Stanislas de Guaita - Concordancias Significativas - Plegaria Rosacruz - Transmutación mental - Agartha El Gran Secreto - Ser un Rosa Cruz - Reencarnación y Religión - Doble Polaridad  - Las Sectas  - El Sendero de la Iniciación  Caminante - El propósito de las Logias  - Reflexiones sobre los sonidos místicos - La corte de los milagros - Aplicando las enseñanzas Rosacruces - La energía Vital - Karma - ¿Es la Orden Rosacruz una empresa comercial?- El inicio de la búsqueda - El esoterismo de Lao Tse- Meditando- ¿Dónde comienza y dónde termina la vida?- Los Ciclos- La sabiduría antigua y nuestro tiempo
Noticias
- Ediciones

 

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de textos y/o
imágenes sin consentimiento por escrito de la Orden Rosacruz.
Para consentimiento, envíe un email de solicitud a sede@rosacruz.net

Copyright © 2007 Orden Rosacruz. Todos los derechos reservados.